jueves, 6 de mayo de 2010

ANAHÍ - (5) - LEYENDAS, MITOS e HISTORIAS del FOLKLORE ARGENTINO

ANAHÍ

Anahí: nombre femenino de origen guaraní.
Ana-í = Pequeña Ana.
Ana-ÿ = Ana del agua.



ANAHÍ, era la hija única de un cacique, jefe de una de las comunidades aborígenes guaraníes.

La raza guaraní, que aún conserva su lengua y su grafía, habitaban la zona noroeste argentina, que abarca las provincias de Misiones y Corrientes, parte oeste de Formosa y Chaco y norte de Santa Fe y Entre Ríos, que junto con la hermana República del Paraguay, zona que en la época de la colonia era llamada el Chaco Paraguayo.

Cuando los conquistadores extranjeros, llegaron a esos territorios, el cacique murió defendiendo sus tierras.

ANAHÍ, belicosa e indomable, continuo la lucha guiando a su pueblo causando muchas bajas dentro de las filas invasoras. Su audacia y valentía la llevaban a atacar, junto con su pueblo, continuamente los campamentos de quienes consideraban sus enemigos. Lo hacían por tierra y en pequeñas y precarias embarcaciones por el río Paraná. Tan osada fue su aventura hasta que la tomaron prisionera, condenándola a morir en una hoguera (al estilo de Juana de Arco) para escarmiento del pueblo guaraní.

La Leyenda cuenta que cuando el cuerpo de la mujer cacique se consumía por efecto de las llamas, desapareció entre las ramas, convirtiéndose en brillantes y hermosas flores rojas, hasta entonces desconocidas.

Desde entonces, los guaraníes, consideran que el alma de ANAHÍ perdura en la Flor del Ceibo.

El árbol del Ceibo, cuya flor carnosa y de intenso color rojo, fue instituída FLOR NACIONAL de ARGENTINA, el 23 de Diciembre de 1942.




ANAHI
Canción Guaraní

Letra y Música: Osvaldo Sosa Cordero

Anahí,
las arpas dolientes hoy lloran arpegios
que son para ti.
Anahí
recuerdan acaso tu inmensa bravura
reina guaraní.
Anahí
indiecita fea de la voz tan dulce
como el aguaí.
Anahí, Anahí
tu raza no ha muerto, perduran sus fueros
en la flor rubí.

Defendiendo altiva tu indómita tribu
fuiste prisionera;
condenada a muerte, ya estaba tu cuerpo
envuelto en la hoguera,
y en tanto las llamas lo estaban quemando
en roja corola se fue transformando.
La noche piadosa cubrió tu dolor
y el alba asombrada
miró tu martirio hecho ceibo en flor.

Anahí,
las arpas dolientes hoy lloran arpegios
que son para ti.
Anahí
recuerdan acaso tu inmensa bravura
reina guaraní.
Anahí
indiecita fea de la voz tan dulce
como el aguaí.
Anahí, Anahí
tu raza no ha muerto, perduran sus fueros
en la flor rubí.








2006-08-04 10:51:39 La flor del Ceibo........................ gracias por enseñarme padri. cramberria



2006-08-02 14:56:54 gracias por contar la leyenda que lleva mi nombre me encanta esa guarania ana_hi



2006-08-02 11:39:24 que gusto me ha dado leer una leyenda de mi pueblo y como broche final has puesto una guarania, ves porqué decimos que si la argentina entra en guerra corrientes le va a ayudar? mia apaluso y mis 5***** elidaros



2005-10-26 17:10:59 muy buena india



2005-09-07 04:52:13 Hola Chilicote, espero no me lo tomes a mal, pero a la leyenda le falta algo de fuerza, el tema e idea general me parecen buenos, pero creo que te falto imprimirle mas dramatismo y emocion, porque asi como la lei me parecio como ver una noticia en un periodico. Saludos. ANITSAUDI



2005-09-06 20:37:08 Hermosa leyenda, Chilicote. Aunque la conocía, la he revivido con emoción a través de tu relato. Te seguiré leyendo. CesarBianchi



2005-09-06 19:36:09 me gusto mucho, sigue asi chilicote :)!buena leyenda, muy bien escrita. si puedes dale leeme, y opiname.mis estrellas para tu escrito : ***** rodrigobm



2005-09-06 18:13:20 Mi amigo: hago silencio respetuoso ante tan magnífico texto. Desde mi balcón veo a ANAHÍ en la costa del Paraná; llora su corazón, junto al pueblo guaraní, paraguayo y correntino...los "curepíes" o "curepas" nos hemos comportado como tales, chamigo. Un abrazo, amigo. Me faLTAN ESTRELLAS. vOY A TU LIBRO. mÁXIMO islero



2005-08-29 08:07:04 Siempre cre[i que la leyenda de Anah[i era paraguaya, me gusta saber que la compartimos los argentinos. Te comentan el estilo periodistico y yo creo que esa era tu intencion y me parece muy acertado. En cuanto a la letra del canto, conservo en mi memoria " indiecita rubia de la voz tan.... y no fea" Me gustaría que lo verificaras. .Buena idea . Hay una página en Los cuenteres de "Leyendas de Mundo" deberías publicarlo también allí. Gracias por recordar a la Juana de Arco sudamericana. Un beso. Yvette NINIVE



2005-08-28 02:41:30 hay grillo cantor, bueno no hay grillo que no cante. a medida que leia de tu anahí pensaba en la janequeo que siendo la mujer de un guerrero mapuche al ser muerto este por las tropas españolas, ella tomó las armas y dio una pela grande al invasor, sigale compañero deleitandonos con sus leyendas y hagalo en el lenguaje que usted conoce, que puede tener menos o mas valor literario, pero son de un valor cultural inmenso, es lo mejor de tus letras un arazo y cinco flores de ceibo transformadas en estrellas curiche



2005-08-24 22:44:11 Hola. Gracias por invitarme a leer tus escritos. Tu leyenda de Anahí está bien. Y estoy de acuerdo con delfínnegro, puesto que tienes ya la fuente y la materia, deberías ahora transformarla un poco adentrándola más en el ámbito literario. Tienes una perla a la que puedes avivar más agregándole más fantasía de manera a que la leyenda sea sólo una excusa para expresarte más "literariamente"bueno es sólo mi humilde opinión, pero está bien. Hazla menos "periodística" y ganará en belleza. Ya verás. Mis * Y gracias por compartir Mena



2005-08-24 06:12:14 La indiecita fea, de la voz tan dulce... una de las leyendas más bellas. Bien por acercárnosla. Un abrazo. neus_de_juan



2005-08-22 22:09:45 Estupendo, como siempre,mis*. Averigua sobre "Los kawescar........es apasionante. LAPLUMA



2005-08-22 21:35:38 Creo que la leyenda es muy hermosa. Pero pienso que el escrito es bello como periodismo, pero no como literatura. Porque la literatura ha de implicar una recreación del mito, una lengua líricamente innovadora y contar un hecho asombroso por lo raro y gracioso por lo humano. delfinnegro



2005-08-22 01:15:18 Siempre me gusto la leyenda de Anahi, en casa habia un ceibo, y me gustaba sentarme bajo de el..y cantar la cancion... Gracias por traer a mi memoria tan lindos recuerdos besos dulces y mis brillantes ***** leira



2005-08-22 00:13:32 Es verdad Chilicote, tù nos estàs llenando de tu cultura, me gusta saber todo lo que has logrado, plasmar en tus escritos, gracias amigo.Besitos, y 5* Victoria. 6236013



2005-08-14 21:59:59 Usted nos mejora amigo..., su buen decir y su cariño por nuestra cultura polpular llenan esta página de calidad. Alguien debe contar "las cosas" a las nuevas generaciones...(a mí no me caben dudas de que usted es uno de los indicados) Un gran abrazo y mis afectos. CalideJacobacci



2005-08-13 16:23:53 Siempre habrá de existir, un poeta que cante las leyendas, mitos e historias de su pueblo, de generación en generación pasarán sus voces y manteniéndolas vivas en la cultura, en la historia. Anahí es una hermosa leyenda, su alma guaraní perdurará en la flor de los ceibos, belicosa e indomable, su raza no murió, su espíritu gerrero trasciende en la hermosa canción de Osvaldo Sosa. Mis *****s. alamohuacho



2005-08-13 01:45:59 Son tan hermosos los ceibos florecidos, en el atardecer es un incendio rojo, no sabía que la flor del ceibo había sido instituída como la flor nacional argentina, nosotros tenemos el copihue, la leyenda Anahí es muy hermosa, la desconocía, y la canción guaraní, una belleza como todo lo guaraní, melodiosa, romántica, aún recuerdo unos pocos versos de " Mis noches sin tí ". Son muy hermosas y bien elegidas las leyendas que nos compartes, gracias por la dedicatoria ¡ Felicitaciones !, mis cinco estrellas. Ignacia



2005-08-12 22:04:32 Me encantó! la bella y valiente anahí muy bien reflejada en tus letras y en esa bella canción. Besos y estrellas. Magda gmmagdalena



2005-08-12 21:27:42 ANAHÍ, QUÉ RAZA,MUY BIEN ME GUSTO Y RECORDO,SIEMPRE NOS HACE FALTA, LO NUESTRO, BESOS !!*5 lagunita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada